Las cobayas tienen unos incisivos que les crecen constantemente durante toda su vida, y utilizan sus dientes de la misma manera que nosotros utilizamos las manos. Por ello, necesitan estar royendo constantemente no solo para alimentarse, sino por una cuestión de salud. (de ahí que se les llame roedores).

Estas piedras de molienda sirven para que las cobayas no roan otras cosas, y casi como un juguete que las hará estar entretenidas. Además molerán sus dientes y les aportarán calcio y otros minerales.