Debemos poner especial cuidado en el lugar donde vayamos a poner la cama para cobayas y procurar que sea cómoda, blandita y libre de corrientes de aire.

El lugar donde vaya a descansar nuestra mascota obviamente es uno de los elementos más importantes (por no decir el que más). A ellas igual que a nosotros tras una larga jornada royendo aquí y allá, con muchos cuicuicheos, les encanta tener un sitio donde descansar tranquilamente. Aunque, eso sí, no os asusteis si veis como las cobayas duermen con los ojos bien abiertos, es una medida defensiva que han aprendido durante generaciones para estar siempre alerta ante un depredador. Algunas a medida que vayan cogiendo confianza con vuestro entorno irán cerrando los ojos al dormir.

Por ello, tanto el alojamiento, como la cama para cobayas, los colocaremos en algún sitio donde no vaya a haber cambios bruscos de temperatura. No dejeís de ver también las hamacas y sacos de dormir para cobayas de que disponemos.